Tecnología como impulsor de la economía y el progreso

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador se ha propuesto en el plan de desarrollo del próximo sexenio potenciar los beneficios de las telecomunicaciones para los mexicanos. Para lograrlo, la política pública deberá estar alineada para avanzar en materia de infraestructura, competencia, educación, tecnología e innovación.

El reto en cuanto a cobertura de internet es grandes por los resultados mostrados en 2018 en el contexto regional. Por ejemplo, según cifras de la OCDE el número de suscripciones a banda ancha fija por cada cien habitantes fue de apenas dieciséis, mientras que promedio regional se ubicó en treinta y una suscripciones. Dicho resultado ubicó a México en el penúltimo puesto de una lista de treinta y siete países.

El problema de cobertura va más allá del número de suscripciones, pues también existe una brecha entre las poblaciones rurales y urbanas, y entre los grupos de mayor y menor ingreso. El INEGI advierte que dentro del grupo poblacional de más alto ingreso un 89% tiene acceso a internet, pero en el grupo de menor ingreso este acceso solo llega al 30% de la población.

Estos datos imponen un llamado de atención que demanda una modificación de la política y de esta manera lograr mayores índices de equidad, pues está claro que la tecnología impulsa el crecimiento de las sociedades y allí donde no llega los rezagos son evidentes.

En el plan de desarrollo se detallaron los siguientes caminos:

• Para alcanzar el objetivo el gobierno de López Obrador propone las siguientes estrategias:

• Impulsar el desarrollo de infraestructura de radiodifusión y telecomunicaciones en redes críticas y de alto desempeño.

• Promover el acceso a internet y banda ancha como servicios fundamentales para el bienestar y la inclusión social.

• Fomentar el desarrollo tecnológico sostenible y accesible en diversos campos de las telecomunicaciones y la radiodifusión a nivel nacional.

• Desarrollar habilidades y modelos para la transformación digital, adecuándolas a las necesidades por sexo, edad y en los diferentes territorios.

• Promover la economía digital accesible para toda la población, atendiendo la brecha de acceso a las tecnologías de la información y comunicación en comunidades marginadas y con presencia de población indígena y afromexicana.

México está buscando alternativas para superar el rezago de algunos grupos de la población respecto al acceso a la tecnología. Como ya se dijo, la tecnología es parte fundamental del progreso, pero una tecnología con carácter democrático en la que todos se beneficien de su uso y así mismo impacten a la sociedad y la economía con las ideas que surjan de su apropiación.