Gran inversión para mantenimiento de red vial en Ciudad de México

Según el gobierno de Ciudad de México, en 2018 el 62% de la red vial primaria requería mantenimiento. La meta para 2019 es reducir dicha cifra al 40% y llegar en 2021 a tan solo 7%. Para lograrlo, este año se tiene previsto invertir 685 millones de pesos para mantenimiento y conservación de la red vial primaria como parte de la segunda etapa de este plan de mantenimiento, con los cuales serán atendidos 134 kilómetros en un total de veintiuna vialidades.

Entre el 11 de febrero y el 6 de mayo, durante la primera etapa, se realizaron trabajos en 57.8 kilómetros. El propósito es concluir la segunda etapa de trabajos a más tardar el 15 de julio. Está previsto que la tercera etapa se ejecute durante el segundo semestre del año.

Además del aumento de kilómetros intervenidos, el principal logro ha consistido en la reducción de costos, ahorrando casi la mitad del precio de la tonelada de asfalto. Teniendo en cuenta el alto flujo de vehículos, las obras son llevadas a cabo entre las 23:00 y las 05:00 horas, evitando así grandes afectaciones y traumatismos en el tráfico de la capital.

Posibilidades para la recuperación

Durante marzo la producción industrial tuvo un descenso del 2.6% respecto al mismo periodo de 2018 según el INEGI. Por otro lado, la inflación reportó en el sector de la construcción una caída por cuarto mes consecutivo, lo cual provocó el nivel de precios al constructor más bajo desde febrero de 2016. A pesar del panorama negativo para el sector, existen noticias positivas que permiten pensar en una recuperación en lo que resta de año.

Por ejemplo, lo declarado por Miguel Ángel Villanueva, presidente estatal de la Cámara de la Industria de la Construcción, quien dijo que en Quintana Roo la construcción podría tener un aumento de hasta el 30% debido a las licitaciones públicas realizadas por el estado. De la misma manera puso de manifiesto la necesidad de un cambio en la política de licitaciones, pues las adjudicaciones directas han perjudicado la actividad constructora.

Por otra parte, se espera que al finalizar 2019 los sectores que más ayuden a impulsar las nuevas construcciones sean los segmentos industrial y comercial. La demanda de espacios para la actividad industrial viene con una tendencia al alza, pues entre 2016 y 2018 el inventario industrial nacional tuvo un aumento de 6%. Además, según la consultora CBRE la demanda de espacio industrial en el país crecerá alrededor del 24%. Este aumento se traduciría en una reactivación de las empresas constructoras dedicadas al desarrollo de complejos industriales.

Del lado de los desarrollos en infraestructura comercial se estima que al final de año habrá un millón de metros cuadrados más dentro del inventario de centros comerciales en México, con prevalencia de estos en Ciudad de México, Estado de México, Querétaro, Hidalgo y Veracruz.

El inicio de año ha estado marcado por dificultades para el sector de la construcción. Los cambios en la política de licitaciones, asignando grandes proyectos de manera directa por parte del gobierno, han impedido que las constructoras contrarresten de mejor manera los choques del mercado privado.

Sin embargo también han mostrado estar buscando alternativas para hacer frente a esta situación. Enfocarse en los desarrollos de infraestructura turística, industrial y comercial les permitirá cambiar las condiciones del mercado para su reactivación. En todo caso, es necesario que el gobierno inicie una política en este mismo sentido otorgando incentivos para las empresas del sector con las ofertas más convenientes y las prácticas tendientes a la innovación y la seguridad.