Y el oscar de la ciencia es para…

El equipo del Event Horizon Telescope (EHT), que en el mes de abril reveló fotos de un mega agujero negro en el centro de la galaxia Messier 87 y en el cual participaron 8 científicos mexicanos, ganó un Premio de Innovación en la categoría de Física Fundamental. El Premio Breakthrough, una competencia anual que exalta a los mejores científicos del mundo, reconoció al equipo EHT por sus imágenes del agujero negro supermasivo que fueron tomadas por una alianza de telescopios del tamaño de la Tierra.

A principios de este año, el equipo de EHT, que era una colaboración global de científicos, utilizó ocho radiotelescopios que se colocaron estratégicamente en todo el mundo: la Antártida, Arizona, México, Chile, Hawai y España para capturar una imagen de un agujero negro por primera vez, además de la colaboración global de científicos de 60 instituciones que operan en 20 países. El equipo de EHT sincronizó cada telescopio con una red de relojes atómicos y desarrolló un telescopio virtual tan grande como nuestro planeta.

El premio asciende a 3 millones de dólares y se dividirá equitativamente entre los 347 científicos coautores de los seis documentos publicados el 10 de abril de 2019. Serán condecorados en la ceremonia del Premio Breakthrough 2020, que se llevará a cabo en el Centro de Investigación Ames de la NASA en California el 3 de noviembre.

El premio Breakthrough es uno de los galardones científicos más grandes del mundo, por lo que es conocido como los "Óscar de la Ciencia" y se entrega cada año para reconocer a los mejores científicos del mundo. Cada Premio de Avance es de 3 millones de dólares y se presenta en tres campos diferentes: Ciencias de la Vida, Física Fundamental y Matemáticas.

Cada año el programa tiene un tema y en esta edición es “Ver lo invisible”, inspirado en la colaboración del Event Horizon Telescope que, además de tomar la primera imagen de un agujero negro, mostró el poder más amplio de la ciencia y las matemáticas para revelar mundos ocultos e inexplorados.

El papel del Gran Telescopio Milimétrico Alfonso Serrano (GTM) ubicado en Atzitzintla, Puebla, fue absolutamente importante, puesto que en el punto de partida de la formación de este sistema en el que se vincularon todos los telescopios, la locación de estos es muy importante y el GTM está prácticamente en el centro, es el pilar para muchos de los otros puntos en el mundo.

De esta manera, la ciencia mexicana se unió a la historia y los avances potenciales en la investigación acerca del universo.